Destacada

Verano 2019

LOS TEITOS Y LOS HÉROES DE SOMIEDO

Aquí tenemos a Arcadio “teitando”, renovando la cobertura vegetal de un “teito” (cabaña con tejado vegetal). Los “teitos” son un tesoro de la etnografía y del paisaje de Somiedo, y de Asturias. Su conservación se la debemos esencialmente a los esfuerzos heroicos de algunos somedanos que se empecinan año tras año en ir a buscar las escobas,  y luego en subirse a las escaleras para dedicarle parte de su tiempo y de su esfuerzo.

Desgraciadamente, hay muchos factores que se juntan para que cada año vaya reduciéndose, inexorable, el número de “teitos” en buen estado. Los héroes necesitan una ayuda.

De momento, la buena noticias es que aún quedan muchos en pie, y que podemos disfrutar del espectáculo de la belleza somedana salpicada por estas pintorescas y hermosas cabañas.


Christine y Étienne, de Bélgica, se acaban de marchar. El año pasado estuvieron también por aquí. De nuevo, ha sido un placer inmenso. Hasta pronto amigos.

Étienne y Christien, al lado de la Playa del Silencio, uno de los parajes más hermosos del Cantábrico.

OSOS A CINCO MINUTOS DE CASA
En la primera foto se ve a Alfredo disfrutando de los aromas de los excrementos de oso, a unos cinco minutos de nuestra casa-escuela (abril de 2019).

En primer lugar, es importante aclarar una cosa: aunque el oso pardo en Somiedo vive casi puerta con puerta con los humanos, hay que recordar que aquí no es peligroso, que su instinto es huir, escapar. La población de oso pardo en la Cordillera Cantábrica está compuesta por individuos que son el resultado de una selección adaptativa elemental: han aprendido a sobrevivir a base de huir del hombre, han sabido adaptarse a un entorno humanizado, han interiorizado una lección fundamental: el ser humano es peligroso.
Los excrementos de oso pardo no tienen mucho olor en general, y en primavera tienen un característico olor a infusión. Sí, habéis oído bien: no huelen mal, y a veces huelen a infusión, como a té o manzanilla. La explicación es que su estómago es básicamente el de un carnívoro, y no digiere del todo bien los vegetales. Su dieta omnívora, y su afición a las plantas es una adaptación evolutiva relativamente reciente. Podemos decir, entonces, que el oso es algo así como un carnívoro arrepentido: su dieta es vegetal en un 85%.

Jimena y Marlís, de Alemania (julio 2019). Esta foto fue tomada cerca del lugar donde estaba el escremento de oso.

En La Peral tenemos un bar-restaurante fantástico, con una de las mejores terrazas de Asturias, y de España (El D’Ibán de Somiedo). De izquierda a derecha: Dominique y Bernard (antiguos alumnos que han venido a visitarnos este mes de septiembre), Jimena y Alfredo. Septiembre de 2019.

(Le damos las gracias a Ana -una de las responsables de El D’Ibán de Somiedo– por la foto).


Jeanne, de Francia. Agosto – Septiembre 2019

Jeanne con La Peral al fondo. A las nubes les gusta jugar con nuestro pueblo.
Jeanne disfrutando de la lectura en su habitación.

Igual que nuestro alumno anterior, Robert, Jeanne ha tenido suerte y ha podido ver un oso pardo. Para muchos de nuestros alumnos la idea de poder ver un oso pardo, en España, resulta casi como un absurdo, como algo irreal. No es fácil pero cuando finalmente el plantígrado se deja ver, al otro lado las lentes, la experiencia es casi mágica.

Turistas avistando osos
Aficionados a la naturaleza buscando osos muy cerquita de La Peral.

Robert, de Inglaterra. Agosto de 2019

Robert comiendo con Jimena y Alfredo en el jardín.

Robert es ya la tercera vez que está con nosotros. Como de costumbre, aparte del español, casi no hemos dejado ningún tema por tocar: naturaleza, política, historia, Asturias, España, Francia, Reino Unido, Brexit, las aves, las mariposas….

Otra foto del mismo día que la anterior.
Trabajando en el jardín.en

El curso ha coincidido con una buena época para ver osos desde La Peral, y ha habido suerte: Robert pudo ver uno. Gracias a la amabilidad de los aficionados que vienen con sus telescopios todos los años, Robert pudo ver un oso pardo con bastante claridad, desde el Mirador del Príncipie (mirador en La Peral).

Aficionados buscando osos muy cerca de la braña Mumián.

Noticia de la Televisión del Principado de Asturias sobre el avistamiento de osos en Somiedo. Un fenómeno que va a más. Quién podía imaginar algo así hace unas décadas, cuando los osos pardos estuvieron en borde mismo de la extiención en la Cordillera Cantábrica.


Sylvie en la fiesta de la Peral. 17 de Agosto de 2019

Este año la fiesta coincidió con el curso de Sylvie, de Francia.

En una fiesta asturiana nunca puede faltar la sidra
En la comida popular
Sylvie en Bermiego, junto a hórreos centenarios

Desafío Somiedo (DesafíOSOmiedo)

Cada año se celebra en Somiedo una carrera extrema de alta montaña (ultra trail). Los corredores recorren 83 kilómetros, y salvan un desnivel de 10.300 metros. En efecto, como su propio nombre indica se trata de un auténtico desafío para la naturaleza humana. No cabe duda de que el Parque Natural de Somiedo es el escenario ideal para la prueba: valles profundos, picos escarpados, caminos y sendas que suben y baja de forma abrupta, paisajes impresionantes…

Resultado de imagen de Desafiosomiedo

Este año la carrera se celebró el pasado 27 de julio. Os dejamos aquí un enlace a un reportaje realizado por Radio Televisión Española.


Patricia, de los EEUU, agosto de 2019.

Es la segunda vez Patricia está con nosotros, la última vez fue en 2017 y ya la echábamos de menos.

Jimena con Patricia, en el Pico Ferreirúa, con Las Ubiñas al fondo

  • Verano 2019

    10 septiembre, 2019 by

    LOS TEITOS Y LOS HÉROES DE SOMIEDO Aquí tenemos a Arcadio “teitando”, renovando la cobertura vegetal de un “teito” (cabaña con tejado vegetal). Los “teitos” son un tesoro de la etnografía y del paisaje de Somiedo, y de Asturias. Su conservación se la debemos esencialmente a los esfuerzos heroicos de algunos somedanos que se empecinan… Más información

View all posts
Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora